07/03/2017

Información práctica

Preguntas Frecuentes
A continuación tenéis una lista con las respuestas a las dudas más habituales de los clientes que contratan viajes con nosotros:

¿Por qué no está incluido el vuelo y el seguro en el precio de los viajes?
En nuestra intención de contentar diariamente las peticiones de nuestros viajeros y ante la creciente competencia entre las compañías aéreas convencionales y las de bajo coste, es cada vez más frecuente que nuestros clientes quieran buscarse ellos mismos sus vuelos, ya que consiguen mejores precios, en especial aquellos que planifican con bastante antelación sus viajes.
De esta manera sin la necesidad de correr nosotros con el gran riesgo que supone reservar plazas de avión, que no sabemos si van a ser ocupadas o no, nuestros viajes pueden estar más ajustados de precio.
En cuanto al seguro de viaje de aventura obligatorio, que incluya evacuación en helicóptero, muchas de las personas que reservan nuestros viajes, se sacan un seguro anual para viajes de esquí, los cuales normalmente suelen contener las condiciones mínimas que exigimos en el seguro para nuestros viajes. De esta manera sólo las personas que no disponen de alguno de estos seguros tienen que contratar uno especial para la duración del viaje que deseen contratar. La licencia de la Federación Española de Montaña, no es válido ya que si es dentro de una actividad guiada no tiene cobertura, lo cual no es entendible, pero es así.

¿Qué tengo que tener en cuenta para hacer la reserva del vuelo?
• En primer lugar, debes saber que nosotros no tenemos ningún tipo de vinculación con ninguna compañía aérea.
• Recuerda que las compañías de bajo coste, al hacer la reserva no te incluyen los extras en el precio por el equipaje facturado y por un seguro de viaje y cancelación del vuelo. Si decides volar sólo con equipaje de mano presta atención a las limitaciones de tamaño y peso.
• Dependiendo de la forma de pago o tipo de tarjeta te cobran más o menos recargo de pago.
• Antes de realizar el pago comprueba que todos los datos son correctos. Selva Negra Outdoor, no se responsabiliza de los errores en fechas o datos de pasajeros en las reservas de vuelos que realizáis personalmente. Ni de las consecuencias que ello conlleva en el resto del viaje reservado.
• En el vuelo si quieres comer o beber algo normalmente tienes que pagar por ello.
• Los números de asiento suelen ser aleatorios, si quieres alguno en concreto o volar junto a alguien, tienes que pagar un suplemento por ello, la entrada al avión es por grupos de prioridad, speedyboarding, familias con niños y personas con problemas de movilidad y el resto, por lo que no hace falta que esperes una larga fila para entrar al avión ya que tienes tu número de asiento asignado, pero a las últimas personas que embarcan suelen obligarles a dejar el equipaje de mano en la bodega del avión, por falta de espacio en cabina.
• Si prefieres volar a otros aeropuertos, no hay ningún problema, indícanoslo y te daremos las instrucciones necesarias para quedar contigo directamente en alguna estación de tren u otro lugar que nos quede de camino, a una hora determinada.

¿Qué tengo que tener en cuenta al contratar el seguro de viaje?
• Un seguro de viaje personal específico, que incluya las actividades en la naturaleza que se realizan en el viaje contratado y la evacuación en helicóptero, es obligatorio e imprescindible para poder realizar los viajes contratados con nosotros.
• Este seguro se puede contratar en cualquier agencia de viajes, pero os será más fácil si lo hacéis en una especializada en viajes de aventura, senderismo, turismo activo, etc, ya que sabrán desde el principio, el tipo de seguro que necesitáis.
• Por ley no se pueden negar a que contratéis solamente el seguro, aunque no hagáis con ellos ningún viaje, ni reservéis vuelos.
• Recuerda que una vez tengas el seguro, nos lo tienes que mandar por whatsapp o escaneado por correo electrónico.

¿Cómo sé si puedo realizar un viaje de una dificultad determinada?
Las preguntas frecuentes que nosotros hacemos a nuestros viajeros, que no están seguros de poder hacer algún viaje debido a la dificultad del mismo, son las siguientes:
• ¿Qué edad tienes?
• ¿Sufres alguna enfermedad crónica, especialmente cardio-respiratoria?
• ¿Has hecho alguna vez un viaje de senderismo?
• ¿Caminas habitualmente?
• ¿Practicas algún deporte?
• ¿Cuándo fue la última vez que hiciste alguna ruta de senderismo?
• ¿Qué ruta hiciste?

Te recomendamos consultar la sección de nuestra web, “Información práctica – Niveles de dificultad en senderismo”. Ahí sabrás el significado exacto de cada nivel y nuestras recomendaciones. Aunque a grandes rasgos, podemos hacerte un breve resumen a continuación:

Bajo – Realizable por cualquier persona que no tenga graves problemas de salud o de movilidad y que lleve una vida sana y no demasiado sedentaria.
Bajo-medio – Realizable por personas sanas que aún sin tener experiencia en senderismo o sin hacer deporte habitualmente llevan una vida activa y no sedentaria.
Medio – Para personas con experiencia en niveles más bajos, que practiquen algún deporte habitualmente y que tengan unos conocimientos mínimos técnicos de senderismo.
Medio-alto – Personas con experiencia en el nivel medio, con conocimientos técnicos de senderismo y en buena forma física.
Alto– Personas con bastante experiencia, con conocimientos técnicos de senderismo/montañismo y en muy buena forma física.

¿Cómo puedo hablar con vosotros personalmente?
Es muy sencillo, aunque estemos en Alemania, intentamos facilitar las cosas lo más posible a las personas que se interesan por nuestros viajes.
Si no tienes mucha prisa, mándanos un email y nos pondremos en contacto contigo lo antes que nos sea posible.
También podemos comunicarnos vía Skype, nos encuentras en “oscaballero”.
Vía Whatsapp para los casos de urgencia, pero no muy complicados que se puedan solucionar con un par de mensajes escritos: +34 610564734
Para casos muy urgentes podéis llamarnos al móvil alemán: +49 15151796064 ó  probar al español: +34610564734, no vaya a ser que de la casualidad que estemos en España.

He encontrado otras agencias o empresas que me ofrecen viajes a la Selva Negra, o a otros de vuestros destinos, más baratos. ¿Por qué debería de contratar entonces un viaje con vosotros?
• Antes de tomar una decisión, revisa e infórmate bien con quién contratas un viaje, no todos tienen los mismos principios y ofrecen las mismas cosas.
• Revisa bien lo que te incluyen en el precio, los suplementos, los tipos de alojamientos, el tipo de transporte y echa cuentas.
• Mira la formación y experiencia de sus guías, si hablan el idioma local, si están pagados adecuadamente y sus condiciones de trabajo.
• Comprueba el tamaño mínimo y máximo del grupo y el ratio de clientes por guía, aquí suele estar una de las claves, que tiene mucho que ver con el precio final de un viaje y con tu seguridad y la calidad del mismo.
• Aún así si decides contratar tu viaje con otra agencia o empresa, te deseamos que disfrutes de tu viaje y quizá en otra ocasión podamos tener el placer de conocernos personalmente.

También nos puedes encontrar en Facebook, Twitter, Youtube y Vimeo: Selva Negra Outdoor, Óscar Hernández Caballero

Niveles de dificultad en senderismo
Tratar este tema es uno de las cosas más complejas en el mundo del senderismo, la montaña y en general todas las actividades al aire libre, ya que es difícil expresar con cifras y palabras la dificultad física y técnica del terreno, y más difícil todavía es adaptar esa dificultad a las condiciones física de cada individuo y a la interpretación que cada uno quiera hacer de ellas.

Para determinar la dureza del terreno es primeramente imprescindible un conocimiento objetivo de las posibilidades y condiciones personales desde la experiencia de haber hecho otras actividades parecidas anteriormente y después, una correcta interpretación del perfil topográfico de la ruta en cuestión; pero para el que se inicia es siempre muy difícil interpretar lo que significan las cifras y decidir si uno está capacitado físicamente para hacer algo que no ha hecho nunca o ha hecho en contadas ocasiones anteriormente.

Además hay que tener en cuenta que al desarrollarse las actividades en el medio natural, las condiciones meteorológicas pueden cambiar durante las mismas,  transformando así una actividad sencilla y suave en una actividad dura y complicada.

Dicho esto, las descripciones que hay a continuación son meramente orientativas, para facilitar, sobre todo a aquellos sin experiencia, lo que se van a encontrar durante las actividades a las que se inscriban.

NIVELES FÍSICOS “1, 2, 3, 4 y 5”:
Nivel físico 1-Bajo. Más del 90% del recorrido transcurre por terreno llano, de bajada o subida con ligera inclinación. No hay en ningún momento pendientes de más del 10% de inclinación, tanto de subida como de bajada y  el tiempo de actividad física real no supera las 3 horas, descansos a parte.

Cualquier persona sin graves problemas físicos, psicomotrices o cardiorrespiratorios sería capaz de hacerlo. Los valores máximos en condiciones normales de desniveles acumulados y distancias estarían en torno a 150 m. ↑↓ y los 10/13 Km. aunque estas cifras son sólo orientativas

Es un nivel ideal para la iniciación en el mundo del senderismo, para niños y personas con problemas leves de movilidad, psicomotrices y/o cardiorrespiratorios (obesidad, discapacidad psíquica o motriz leve, enfermos del corazón que tengan que hacer un ejercicio físico suave, etc.) y personas en baja forma física.

Nivel físico 2-Bajo/medio. Entre el 75 y el 90% del recorrido transcurre por terreno llano, de bajada o subida suavemente inclinado y en donde en el resto del recorrido, las pendientes máximas suelen estar en torno al 15% de inclinación, tanto de subida como de bajada y donde el tiempo de actividad sin contar las paradas no supere las 4 horas. Los desniveles acumulados y distancias máximas para este nivel, en condiciones normales, estarían en torno a los 300 m. ↑↓ y los 13/15 Km. aunque estas cifras son sólo orientativas

Nivel ideal para:
Iniciarse en las actividades en la naturaleza para personas sin problemas o con problemas leves de movilidad, psicomotrices o cardiorrespiratorios con una forma física normal.

Nivel físico 3-Medio. Entre el 50 y el 75% del recorrido transcurre por terreno sin fuertes pendientes de subida y bajada, donde el resto del recorrido en ningún momento supere el 20% de inclinación del terreno, tanto de subida como de bajada. Los valores máximos en condiciones normales de desniveles acumulados y distancias máximas, estarían en torno a los 600m. ↑↓ y los 15/16 km, aunque estas cifras son sólo orientativas. Nivel ideal para:
Personas con experiencia suficiente en el nivel 2 que quieran superarse, también para aquellas que con buena forma física quieran iniciarse en las actividades en la naturaleza y para los que con experiencia en este terreno y buena forma física quieran pasar una agradable jornada caminando sin esforzarse mucho.

Nivel físico 4-Medio/alto. Actividades donde el 50% ó más del recorrido, transcurren por terrenos con pendientes moderadas, puntualmente fuertes, de más del 20% de inclinación, tanto de subida como de bajada y donde el tiempo de actividad, sin contar las paradas supere normalmente las 5 horas.

Nivel recomendado para:
Personas con suficiente experiencia en el nivel 3, con afán de superación, que se encuentren en buena forma física por la práctica habitual de ejercicio físico o deporte, con conocimientos técnicos generales de senderismo y que quieran introducirse en el mundo del montañismo.

Nivel físico 5-Alto. Actividades para participantes en muy buenas condiciones psicofísicas, que practican este deporte habitualmente, con bastante experiencia en el nivel 4, capaces técnicamente de afrontar cualquier tipo de terreno, incluso pequeñas trepadas y destrepes de rocas y canchales con un conocimiento técnico considerable.

Nivel ideal para:
Personas con experiencia suficiente en el nivel 4 con afán de superación que quieran adquirir la experiencia y conocimientos necesarios para poder afrontar cualquier tipo de dificultad en la práctica de este deporte.

NIVELES TÉCNICOS “A, B y C”:
Nivel técnico A-Bajo. Actividades en donde, a parte de las dificultades de tipo físico descritas por el nivel numéricos que les corresponda, tienen unas dificultades técnicas bio-orográficas bajas ante situaciones climáticas normales o no especialmente reseñables, como para necesitar tener ningún conocimiento específico previo, en donde durante el desarrollo de las mismas nos encontraremos terrenos sin obstáculos, sin vegetación que dificulte el tránsito, sin paso de ríos o arroyos con caudal considerable sin puente especialmente diseñado para tal fin, firme en buen estado y en donde ante cambios climatológicos moderados en el lugar, no suponga más que leves retos o dificultades añadidas, a parte de la molestia normal de realizar la actividad en medio de la presencia de algún agente atmosférico concreto (viento, lluvia, nieve, granizo, frío, calor).

Nivel técnico B-Moderado. Actividades en donde las dificultades técnicas tanto bio-orográficas como climáticas en condiciones normales son leves y puntualmente moderadas, pero en las cuales en caso de cambio climatológico la alteración técnica puede ser moderada como para necesitar tener tanto que atender a pequeñas recomendaciones técnicas del guía, o incluso tener que necesitar de su apoyo en algún punto concreto. Actividades en las que en condiciones normales nos podemos encontrar con obstáculos de leves a moderados, con vegetación que dificulte levemente el tránsito, con paso de ríos o arroyos de caudal considerable sin puente pero sencillos de ser cruzados por piedras, troncos, pequeños saltos o sencillos vadeos (cruce de corrientes de agua atravesándolas metiéndose en ellas). Actividades donde el firme en general está en buen estado pero en las cuales nos podemos encontrar con tramos con piedras o algo rocosos, que en caso de precipitación se pueden convertir en algo resbaladizos y en donde los posibles cambios climatológicos en el lugar, pueden suponer un moderado reto añadido, pero en donde atendiendo a las recomendaciones del guía o técnico de la actividad se puedan superar dichos retos sin problema y sin un conocimiento técnico previo especial.

Nivel técnico C-Alto. Actividades en donde las dificultades técnicas tanto bio-orográficas como climáticas en condiciones normales son moderadas y altas en algunos puntos pero en las que ante cambios climatológicos se pueden convertir en obstáculos importantes donde se requiera algún conocimiento y experiencia previa concreto además del asesoramiento y ayuda por parte del guía. Actividades en las que en condiciones normales nos podemos encontrar con obstáculos moderados, con vegetación media y alta que dificulte moderadamente el paso normal, con pasos de ríos y arroyos sin puente y / o piedras o troncos que hagan sencillo el cruce, en los cuales en algunos casos haya incluso que vadear (cruzar corrientes de agua atravesándolas metiéndose en ellas) el curso de agua con caudales y corrientes moderadas, especialmente ante meteorología adversa y en las que el firme del terreno pueda tener tramos de pedreras, surcos de erosión, arena y piedra suelta que hagan dificultoso el transcurrir por ellos y en donde ante cambios climáticos haya que extremar las precauciones para evitar resbalones, caídas o lesiones importantes, por lo que serán actividades que requieran una cierta experiencia y conocimientos previos, especialmente en caso de cambios meteorológicos. Pero en las cuales no sea necesario en ningún caso el uso de montajes, técnicas ni materiales alpinos especiales, más que algún tramo donde haya que ayudarse un poco con las manos para mantener el equilibrio o impulsarse, o usar alguna instalación de pasamanos fija o previamente montada por el guía.

Grado de confort en viajes de montaña
Categorias del grado de confort de un viaje
1. Muy confortable
2. Confortable
3. Poco confortable
4. Muy poco confortable
5. Nada confortable

Este concepto engloba varios aspectos que hay que tener en cuenta.

Tipo de alojamiento / Categoría grado confort:
• Hotel / 1, 2
• Hostal / 2
• Albergue / 2, 3
• Refugio guardado y con servicio de cocina / 2, 3
• Refugio guardado y sin servicio de cocina / 3, 4
• Refugio sin servicio de cocina / 4
• Camping en Bungalows / 3
• Camping en tienda de campaña / 3, 4
• Campamento en tienda de campaña / 3, 4
• Vivac / 4, 5

Tipo de habitaciones / Categoría grado confort:
• Individuales / 1
• Dobles / 1, 2
• Triples o cuádruples / 2, 3
• Comunes unisex / 3
• Comunes mixtas / 3
• Con WC y ducha en la habitación / 1, 2
• Con WC y ducha común en el pasillo / 2, 3
• Sin ducha y WC compostable / 3, 4
• Sin WC / 4, 5

Tipo de transporte / Categoría grado confort:
• Autocar o furgoneta con conductor / 1, 2
• Furgoneta conducida por el guía / 1, 2
• Coche conducido por el guía / 1, 2
• Transporte público / 2, 3
• Bicicleta / 4, 5

Tipo de carga / Categoría grado confort:
• Mochila con cosas para pasar el día / 1, 2
• Mochila con lo necesario para pasar varios días pernoctando en alojamientos con servicio de cocina y ropa de cama / 2, 3
• Mochila con lo necesario para pasar varios días pernoctando en alojamientos sin servicio de cocina ni ropa de cama / 3, 4, 5
• Mochila con lo necesario para pasar varios días pernoctando en tienda de campaña con porteadores / 3
• Mochila con lo necesario para pasar varios días pernoctando en modo vivac o igloo / 4, 5
• Mochila con lo necesario para pasar varios días pernoctando en tienda de campaña sin porteadores / 4, 5

Cómo protegerse del frío
• Cuando salimos a la montaña, estamos constantemente expuestos a los agentes atmosféricos, además los cambios repentinos de tiempo son frecuentes, por lo cual debemos estar siempre atentos para evitar problemas de hipotermia o congelaciones. Tan frecuentes sobre todo en los meses de verano cuando nos confiamos y salimos a la montaña con poca ropa.
• La mejor herramienta para evitar estos problemas es vestirse adecuadamente y llevar siempre en la mochila suficiente ropa para atender un cambio repentino de tiempo y temperatura.

• La mejor manera de vestirse es mediante el sistema conocido como “cebolla”, basado en acumular diferentes capas de ropa, cada una de ellas con características y cualidades diferentes.

• Es mejor llevar varias capas finas que no una sola gruesa, ya que de esta manera podremos quitarnos o ponernos capas dependiendo de la sensación térmica y las condiciones meteorológicas que tengamos.

• A continuación os detallamos las diferentes capas que tenemos que llevar siempre, en todas las estaciones del año y las características que deben tener cada una de ellas:

• Primera capa o capa interna. Es la capa que está en contacto con la piel del cuerpo, tiene la función de mantener el cuerpo seco y de expulsar el sudor hacia fuera. Deberán ser prendas ligeras, finas, agradables al tacto, muy transpirables y de secado rápido. (Las nuevas fibras sintéticas o las microfibras de lana son las que mejor funcionan).

• Segunda capa o capa intermedia. Es la capa que tiene la función de retener el calor que genera nuestro cuerpo, porque tenemos que recordar que la ropa no genera calor, sino ropa que no deja escapar el calor que genera nuestro cuerpo. Esta capa puede estar formada en días de mucho frío incluso por dos subcapas. Las prendas deben ser ligeras, más o menos gruesas dependiendo de la época del año y las condiciones meteorológicas y que posean una gran capacidad aislante y que en caso de no necesitarlas y llevarlas metidas en la mochila que se puedan comprimir para que no abulten mucho. (Los forros polares de diversos grosores, los jerséis de lana o las prendas rellenas de pluma o fibra hueca son las que mejor funcionan).
• Tercera capa o capa externa. Es la capa que está directamente en contacto con los agentes atmosféricos, por lo que debe ser impermeable al viento y al agua, transpirable para dejar que el vapor de agua que genera nuestro cuerpo salga fuera y no mojarnos con nuestro propio sudor y estar dotado de capucha y bolsillos estancos. Debe ser fina y ligera y junto con la primera capa son las dos capas más importantes. (Las prendas fabricadas con membranas impermeables y transpirables funcionan muy bien, la más conocida y cara es el Gore-Tex, pero existen infinidad de ellas en el mercado y todas en general funcionan bastante bien).

A continuación os detallamos algunos aspectos a tener en cuenta para proteger las diferentes partes del cuerpo:

PIES. Además de aislarnos del frío que nos llega por el aire, tenemos que aislarnos también del que nos transmite el suelo, junto con la humedad. Normalmente en este caso, lo mejor es usar un solo par de calcetines gordos para evitar ampollas (los mejores son los que llevan mezcla de lana con fibras sintéticas), después irían las botas, que las hay de diferentes calidades y grosores y por último podríamos usar cubrebotas o, guetres o polainas, para evitar que el agua y la nieve se nos meta por la parte de arriba de la bota.

CABEZA. Por la cabeza se pierde más del 30% del calor corporal, si empezamos a tener frío simplemente poniéndonos un gorro normalmente será suficiente para volver a templarse.

MANOS. En casos de mucho frío es posible que no nos sea suficiente con unos guantes y tengamos que recurrir a las manoplas. También es posible recurrir al sistema de capas antes descrito, para las manos (guantes finos, guantes gordos y manopla externa impermeable).

TRONCO. Es la parte del cuerpo que tenemos que proteger más ya que es la que genera más cantidad de calor. Una buena combinación para jornadas frías es, camiseta térmica de cuello alto con cremallera hasta el pecho, forro polar de grosor medio, chaleco de plumas o fibra hueca y chaqueta impermeable y transpirable. Nos pondríamos o nos quitaríamos capas dependiendo de la presencia o no de lluvia, nieve o viento, el frío que haga, si estamos subiendo o bajando, si vamos por el sol o por la sombra etc.

PIERNAS. Abrigando bien el tronco y la cabeza es difícil pasar frío en las piernas, con lo que sólo en casos extremos necesitaremos usar la capa intermedia. Una buena combinación para el invierno son mallas térmicas, pantalón de trekking o de forro polar fino y en caso de lluvia, nieve o mucho viento unos pantalones impermeables y transpirables con cremalleras laterales largas, para no tenerse que quitar las botas para ponérselos o quitárselos.

Cómo protegerse del calor
Aunque vayamos a un lugar relativamente fresco, siempre, en cualquier lugar, podemos encontrarnos con días soleados y relativamente cálidos, que tras unas cuantas horas sin prestar demasiada atención a este hecho puede desencadenar en un serio problema de deshidratación, insolación y/o quemaduras solares.

Para evitar estos problemas, que van a hacer que el cansancio se acumule en nuestro cuerpo de manera especial durante el resto del viaje, suponiendo que no desencadenen en algo más grave, tenemos que prestar especial atención a los siguientes puntos:

• Protegernos adecuadamente del sol:
o Gorra de color claro, con visera y protector de nuca o pañuelo.
o Ropa clara y fina pero larga (manga larga y pantalón largo).
o Gafas de sol
o Crema con protección solar y protector labial. Mínimo factor 25.

• Beber agua suficiente y comer fruta. Cuando tenemos sed es porque el preceso de deshidratación ya ha comenzado. Hay que beber antes, durante y después del ejercicio físico. Además así evitaremos las temidas agujetas.

• Mojar regularmente, la gorra y el pañuelo con agua, si el calor es intenso.

• Bajar el ritmo, para que el cuerpo genere la menor cantidad de calor posible y le de tiempo a refrigerar adecuadamente.

• Buscar las zonas de sombra. Aunque sean sólo breves momentos, siempre que podamos permaneceremos en la sombra y buscaremos los lugares más frescos posibles. Cerca de arroyos o en caras norte.

Cómo protegerse en una tormenta eléctrica

¿CÓMO ACTUAR?

INDICADORES PREVIOS
. Dado que este tipo de tormentas son de carácter local, será difícil prever antes de la salida el lugar concreto donde van a formarse. Los servicios meteorológicos sólo pueden prevenir sobre la posibilidad de formación a nivel regional o en un determinado macizo, pero no sobre una montaña o valle concretos.
• Se han dado casos en los que la velocidad de crecimiento de un cúmulonimbo (Cb, típica nube de tormenta) ha alcanzado los 60 km/h, esto significa que, si la base de la nube se forma a mil metros de altura, al cabo de cinco minutos la torre alcanzaría los 6 km de altura. Esto puede darnos una clara idea del escaso margen de maniobra que podemos tener para actuar ante la presencia de signos indicadores de un cielo pre-tormentoso, con el fin de suspender la actividad para descender valle abajo, o buscar un refugio seguro.
• Veamos algunos de ellos:
- Las tormentas de calor van precedidas de un período de unos 7 a 10 días con temperaturas muy por encima de lo normal.
- Las montañas sometidas a la confluencia de vientos de distintas procedencias, se llevan todas las papeletas ante una situación general de bajas presiones sin frentes asociados, al reforzarse aún más la actividad convectiva. Especialmente, en aquellas zonas influenciadas por vientos marinos, cargados de humedad.
- Desconfiad si antes del mediodía existen nubes cumuliformes con importantes desarrollos verticales sobre las crestas y laderas orientadas al S. y al E. Si éstas se encuentran además a barlovento, es decir, frente al viento dominante, la inestabilidad se reforzará aún más.
- A partir del mediodía, el cielo se presenta cargado, caótico, con formaciones nubosas a distintas alturas, pesado, plomizo e inmóvil. Es muy probable que los cúmulos congestus o incluso ya Cb estén camuflados entre estratos y otros cúmulos pequeños, que nos impedirán detectarlos. La atmósfera se nota especialmente caldeada o “bochornosa”. Todavía está presente el régimen habitual ascendente de brisa de valle. La situación aún es reversible: puede ocurrir que no llegue a haber tormenta, dependiendo de la magnitud de los factores ya conocidos.
• 
 Con respecto a la presión atmosférica, una elevación brusca de ésta, con una presión previa inferior a la media del lugar, es un dato engañoso: sólo indica la inminente irrupción de viento, y un más que probable posterior nuevo descenso de la presión.
• Los animales. Observando insectos, pájaros y otros animales se puede predecir las tormentas, ellos tienen sentidos que nosotros hemos perdido para percibir este tipo de situaciones.
•  Antes de producirse manifestación alguna en forma de precipitación o aparato eléctrico, las rachas de viento frío y descendente se hacen notar. Poco a poco, las toneladas de aire que el Cb envía cada vez con más fuerza, irrumpen por los collados anulando las brisas ascendentes de los valles: la olla está a punto de desbordarse…
- A no ser que lo tengamos justo sobre nuestra cabeza, primero se ve el relámpago y después se oye el trueno. Cuanto menor sea el tiempo transcurrido entre ambos, más cerca se encuentra la tormenta del lugar donde nos encontramos. Suponiendo que el tiempo transcurrido entre relámpago y trueno ha sido de 6 segundos, como la velocidad del sonido es de 333 m/s, el núcleo principal de la tormenta se encuentra a (333 X 6= 1.998 m.) unos 2 km de distancia, es decir, casi encima.
- La inminencia del rayo viene determinada por signos como un zumbido o siseo en el aire, o cuando se eriza el cabello: el camino de descarga del rayo se está creando.

CUANDO YA NO HAY REMEDIO: ¿QUÉ HACER Y QUÉ NO HACER?

Además de las recomendaciones ya citadas al enumerar posibles riesgos ante los distintos tipos de precipitaciones que la tormenta genera, haremos ahora más hincapié para evitar los riesgos inherentes al aparato eléctrico. Según Pit Schubert, en su libro “Seguridad y Riesgo”, se estima que la probabilidad de ser alcanzado por un rayo es tres veces inferior a la de que te toque un gran premio de la Primitiva. Yo no sé a vosotros, pero a mí esta estadística no me consuela nada.

LO QUE HAY QUE HACER:


Teniendo en cuenta que el agua es mucho mejor conductor de la electricidad que la tierra o la roca, las descargas procedentes del rayo tenderán, en su descenso desde el punto más alto donde han impactado, a seguir por las superficies mojadas (canalizaciones de agua, fisuras húmedas, torrentes, etc.) o en cualquier caso por las vías de menor resistencia, donde se incluyen las estructuras metálicas tipo ferratas o escaleras, que constituyen auténticos pararrayos. Por tanto:
• 
PERMANECER EN CONTACTO SÓLO CON ROCA O TIERRA, AISLADOS DE ÉSTA SI ESTÁ HÚMEDA, Y SEPARADOS AL MENOS 3 M. DE LAS ESTRUCTURAS TIPO PARED, NICHO O CUEVA.
• EL AISLAMIENTO DE ZONAS HÚMEDAS LO PODEMOS LOGRAR SENTADOS SOBRE UNA MOCHILA, CUERDA ENROLLADA, ETC.
• 
Si nos encontramos escalando o destrepando una montaña, será preferible no montar rápeles. Cuando no hay más remedio que permanecer estáticos en un lugar con caída no permitida:
• ANTE EL RIESGO DE SALIR DESPEDIDOS POR LA ONDA EXPANSIVA DEL TRUENO, DEBEMOS ASEGURARNOS A LA ROCA, SI ES POSIBLE SÓLO CON LA CUERDA DE NYLON, SIN CONEXIONES METÁLICAS INTERMEDIAS. (ejemplo: un nudo de gaza directamente sobre un saliente rocoso que ofrezca garantías). En este caso, y dependiendo de las circunstancias, no estaría de más desencordarse de la cintura, y por su puesto del pecho, para atarse, por ejemplo, a una bota: si al final recibimos descarga, los centros vitales de nuestro organismo sufrirían menor daño.
• Con independencia del tipo de materia de que esté hecho, todo punto que se encuentre más alto que cualquier otro de los de alrededor, tiene más probabilidad de ser alcanzado directamente por una descarga, ya sea una cumbre, una arista, un árbol aislado… o un excursionista de pie en medio de una pradera despejada:
• PERMANECER SENTADOS O EN UNA POSICIÓN QUE OFREZCA EL MENOR EFECTO PARARRAYOS POSIBLE (ARRODILLADO, INCLINADO HACIA DELANTE, MANOS EN LAS RODILLAS Y CABEZA ENTRE LAS MISMAS).
• 
Buscar un refugio lo más protegido posible:
• EDIFICACIÓN CON PARARRAYOS, DENTRO DE UNA ESTRUCTURA METÁLICA/AISLADA DEL SUELO (VEHÍCULO CUBIERTO CON LA ANTENA BAJADA, CABAÑA-VIVAC ALPINA, ETC.), EN UN BOSQUE EXTENSO Y BIEN TUPIDO…

•  En montaña, una tormenta aislada constituye un hecho poco frecuente. Lo normal es que se presenten en grupos de varias células, o rosarios de tormentas, donde cada Cb se encuentra en diferente estado de su ciclo de formación:
• 
CUANDO UNA TORMENTA HA PASADO, NO PRECIPITARSE A LA HORA DE TOMAR DECISIONES, SOBRE TODO SI ÉSTA HA TENIDO LUGAR A HORA TEMPRANA.
• 
Primeros auxilios: una persona que ha perdido el conocimiento tras ser afectado por una descarga eléctrica, debe recibir de inmediato la RCP (reanimación cardio pulmonar), y examen de su cuerpo para detección de posibles quemaduras:
• 
EL RAYO PASA RÁPIDAMENTE (NO SE QUEDA) POR LA PERSONA AFECTADA. NO TEMÁIS TOCARLA.

LO QUE NUNCA SE DEBE HACER:
• Asegurarse a una estructura metálica o estar en contacto con ella, permanecer en zona acuática (río de un valle alto, barranco, lago, piscina) o húmeda.
•  Mantenerse de pie en un lugar sin protección. Evitar cumbres (¡atención a sus cruces metálicas!) o puntos despejados que destaquen sobre su entorno. No situarse bajo un árbol aislado.
• 
Permanecer, en la puerta o entrada de un nicho, cueva o pequeño refugio (nuestro cuerpo podría hacer de arco voltaico, facilitando la conducción de la descarga).
•  Mantener abiertas puertas o ventanas dentro de un coche o casa; en éste último caso, tampoco se debe permanecer junto a una chimenea.
• 
 Montar en bicicleta, a caballo, o permanecer junto a un rebaño de ovejas.
• 
Permanecer junto a instalaciones eléctricas o de telefonía con hilos.
• 
 Llevar un objeto que sobresalga por encima de la cabeza, especialmente si es metálico.

Qué llevar en la mochila de 1 día

Por muy exagerado que pueda parecer, hay cosas que no deberían salir nunca de la mochila, para evitar olvidarlas, ya que atendiendo a la “Ley de Murphy”, el día que se nos queden en casa, será cuando las necesitemos.

Tenemos que darnos cuenta que el tiempo en la montaña puede cambiar con rapidez y que incluso una agradable mañana de verano se puede tornar en una tarde de tormenta eléctrica de granizo, por no hablar de las salidas en invierno.

Nuestra recomendación es la siguiente, a parte del material específico que corresponda a cada época del año y a la ropa y calzado que se lleve puesto:

• Mochila de 30 a 40 litros de capacidad.
• Botella de agua de 1’5 litros llena.
• Comida (energética de emergencia).
• Gorro para el frío (lana o forro polar).
• Guantes para el frío (lana o forro polar).
• Forro polar.
• Chaqueta impermeable y transpirable.
• Paraguas.
• Gorra para el sol.
• Gafas de sol.
• Crema solar y protección labial.
• Frontal o pequeña linterna con pilas de repuesto protegidas del frío.
• Silbato.
• Teléfono móvil apagado, con la batería llena y protegido del frío.
• Navaja (mejor una multiusos).
• Bastones telescópicos de senderismo.
• Camiseta y calcetines de repuesto secos en bolsa de plástico.
• Pañuelo triangular de primeros auxilios.
• Manta de supervivencia de aluminio.
• Sobre de gasas y esparadrapo ancho.
• DNI/Pasaporte

Qué llevar en la mochila de varios días

PARA UNA ACTIVIDAD DE VARIOS DÍAS PERNOCTANDO EN REFUGIOS GUARDADOS CON SERVICIO DE COCINA

Al estar varios días por las montañas, tenemos que prestar atención a muchos factores, para saber el tipo y la cantidad de material que necesitamos llevar en nuestra mochila:
• La época del año
• Duración y tipo de actividad a realizar (senderismo, vía ferrata, alpinismo…).
• El grado de aislamiento geográfico que vamos a tener.
• Donde vamos a pernoctar y los servicios que ofrecen.
• El número de personas que forman el grupo.
A parte del material específico que corresponda a la actividad y la época del año y la ropa y calzado que llevemos puesto:
• Mochila de 45 a 60 litros de capacidad.
• Botella de agua de 1’5 litros llena.
• Comida (energética de emergencia).
• Gorro para el frío (lana o forro polar).
• Guantes para el frío (lana o forro polar).
• Chaqueta y chaleco de forro polar.
• Chaqueta y pantalón impermeable y transpirable y paraguas.
• Guetres o polainas.
• Gorra para el sol y gafas de sol.
• Crema solar y protección labial.
• Silbato y linterna frontal con pilas de repuesto protegidas del frío.
• Teléfono móvil apagado con la batería llena y protegido del frío.
• Navaja (mejor una multiusos).
• Bastones telescópicos de senderismo.
• Camisetas, ropa interior y calcetines de repuesto secos en bolsa de plástico.
• Toalla y bolsa de aseo.
• Botiquín de primeros auxilios y manta de supervivencia de aluminio.
• Chanclas (en los refugios hay que quitarse las botas antes de entrar).
• Saco sábana para pernoctar (obligatorio en la mayoría de refugios).
• DNI y carnet de federado para los descuentos en los refugios.
• Dinero en efectivo (en los refugios no se puede pagar con tarjeta).
• Mapa, portamapas, brújula y altímetro.
• Cajita estanca con cerillas o mechero, material de costura y de reparación.
• 5/7 metros de cordino fino de 5 mm.

Qué herramientas llevar en una salida en bicicleta

Si queremos estar totalmente seguros de no quedarnos tirados en una actividad de bicicleta, la única medida es llevar una bici de recambio, con un correcto mantenimiento periódico, una breve revisión visual de la misma antes de cada salida y llevando encima una pequeña bolsa de herramientas y repuestos, las probabilidad de tener que volver a casa empujando se reducen muchísimo.
En general, si tratamos bien a nuestra bicicleta, ella se portará bien con nosotros, dedicarla diez minutos antes de salir y media hora al volver, te pueden ahorrar muchos quebraderos de cabeza.

REVISIÓN BÁSICA ANTES DE SALIR:
• Comprobar presión ruedas.
• Engrasar cadena y comprobar que los cambios funcionan.
• Comprobar frenos.
• Ausencia de holgura de dirección.
• Que las ruedas giran libremente.
• Ajuste del sillín a tu altura.
• Chequeo general visual.

HERRAMIENTAS Y REPUESTOS BÁSICOS:
• 1 inflador de cámaras, a ser posible apto para todo tipo de válvulas.
• 3 desmontables de cubierta.
• 1 cámara de repuesto.
• 1 cajita con parches, lija y disolución para reparar pinchazos.
• 1 llave multiusos, que tenga destornilladores, llaves de allen, llaves fijas, troncha cadenas, llave de radios. Las hay muy completas y que pesan y ocupan muy poco.
• Un trozo con 4 o 5 eslabones de cadena.
• Pequeña navaja.
• Guantes de latex.
• Pequeño trapo.
• Cable de frenos (si no son de disco hidráulicos).
• Cable de cambios.

HERRAMIENTAS Y REPUESTOS ESPECÍFICOS (para salidas largas o de varios días):
• Radio de repuesto.
• Tornillería de repuesto.
• Alicates.
• Llave inglesa pequeña.
• Cinta americana
• Bridas de plástico de electricista.
• Trozo de alambre.
• Pegamento rápido (tipo superglue)

MANTENIMIENTO BÁSICO AL LLEGAR DE CADA SALIDA:
• Limpieza, secado y engrase.
• Comprobar tortillería y holguras de dirección, rodamientos de ruedas.
• Ajustar cambios.
• Ajustar frenos.

Elegir gafas de sol para la montaña

Las gafas de sol han de proteger los ojos y evitar los efectos peligrosos o nocivos del astro rey. Por consiguiente, la elección de sus lentes no debe basarse en modas o criterios estéticos, sino en el uso que se les dará. Para la montura dejaremos nuestros gustos y optaremos por la que más nos favorezca.
• La gafa de sol ideal debe ser neutra desde el punto de vista óptico, cubrir de frente y lateralmente de los rayos nocivos, tener un alto grado de protección contra los rayos ultravioleta, ausencia de rugosidades y bordes vivos, con cristales u orgánicas, nunca de plástico.
• Además de hacer frente a las radiaciones solares, unas gafas deben permitir una óptima agudeza visual.
• No se deje engañar por el color de las lentes. Algunas lentes blancas filtran el 100% de la radiación UV mientras que otras muy oscuras no filtran correctamente la luz UVA pero si la visible, favoreciendo una mayor dilatación pupilar y, como consecuencia, un incremento de la radiación UVA que recibe el ojo.
• Preste especial atención a los niños, su cristalino es casi transparente hasta los 10 ó 12 años, y sus ojos absorben toda la radiación. No les compre gafas de sol de juguete.
• Para que la lente solar proteja de forma adecuada, debe estar perfectamente adaptada al rostro: la montura no debe quedar ni descentrada ni alejada de la cara.
• Antes de comprar cualquier gafa de sol, compruebe que esté marcada con el sello de la Comunidad Europea y que en la etiqueta figure la clase a la que pertenece o la categoría de su filtro.
• Las categorías de filtro de las gafas de sol van del 1 al 5, para actividades en la montaña se recomienda a partir del 3.

La exposición al sol sin protección puede originar importantes lesiones en la córnea, retina y cristalino, provocando conjuntivitis. La afección más habitual, úlceras crónicas y la aparición prematura de cataratas.
Para prevenir las cataratas lo más eficaz es llevar gafas de sol que filtren la radiación UVA y UVB, y a ser posible con protectores laterales que eviten la radiación reflejada en el suelo, paredes, y en algunas partes del cuerpo, como la cara y el cuello.
Los daños que provocan unas gafas inadecuadas, no aparecen en seguida, sino después de algunos años y en la mayoría de los casos, las lesiones son irreversibles.
Algunos dolores intensos de cabeza y fotofobias anormales (intolerancia y temor anormal a la luz), también están producidos directamente por la utilización de gafas de sol, que no disponen de los filtros adecuados para evitar el paso de la radiación ultravioleta a los ojos.

Este sitio web utiliza cookies de terceros para obtener información estadística de su navegación. Gracias por su colaboración. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar